¡Me aburro en clase!

¿Seguimos escuchando una y otra vez esta frase en boca de nuestros alumnos? ¿Es esto lo que queremos generar en nuestras aulas de ELE?

Pues bien, hablemos del tema…

En las siguientes líneas se pretende dar unas breves pinceladas sobre el concepto, que cada vez se encuentra más latente en los debates entre profesionales de la educación y también en la educación de L2, este no es otro que el de la motivación.

La RAE presenta en su diccionario tres acepciones para definir motivación, sin embargo, en lo que al tema se refiere, la definiremos como un “conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona”.

En una sociedad donde se nos incita al éxito tanto profesional, académico y personal es fácil caer en la desmotivación. Pues de manera inconsciente hace que nos comparemos, nos marquemos unas metas que, en ocasiones, no son realistas y, a menudo, nos auto-exijamos demasiado.

Según los expertos algunas de las causas de la desmotivación en las aulas se deben a factores extrínsecos que afectan al alumno en su interior. Estos son algunos de ellos:

  • Las calificaciones bajas = fracaso
  • La comparación = competencia
  • No sentirse parte integrante del grupo = aislamiento del individuo

Todos estos sentimientos negativos generan en el alumno miedo y frustración que derivan en la desmotivación.

De hecho, uno de los grandes miedos del alumno en el aula de L2 es sentir que sus compañeros avanzan y él no o, que los demás obtienen buenos resultados y él no.

Un artículo de Carmen Díez Santos titulado “La motivación en clase de ELE” hace hincapié en que la influencia de los resultados tiene un gran impacto en el alumno pues su motivación o su interés hacía la lengua que se está aprendiendo puede que disminuya o aumente.

Entonces, muchos se preguntarán ¿cómo conseguir motivar al alumno para que sienta que avanza?

Para ello, la labor del profesor es indispensable.

Los objetivos como docentes en L2 es conseguir disminuir esta sensación de frustración y aumentar su motivación puesto que nuestro foco debe ser el propio alumno y su aprendizaje.

Debemos conseguir, tal y como apunta Carmen Díez, que el alumno se sienta atraído por los ejercicios que se proponen en clase y generarles ese impulso para querer llevarlos a cabo. De esta forma, conseguiremos que el alumno observe que, a través de estas actividades, él también “vale y así sienta que no “se queda atrás”.

Para ello, también es importante reforzar de forma positiva su labor en dichas actividades y sus intervenciones en el aula, es decir, hacerle saber que su trabajo es bueno. Una de las formas para fortalecerle podría ser a través de frases positivas. De este modo, el alumno adquirirá confianza en sí mismo y acabará perdiendo aquellos miedos que hacían de él un muro infranqueable.

bbf1d024ac1fbd85e154d1a7273b3caa

Para ello, es vital que el profesor cree un ambiente de motivación y de sensaciones positivas en clase. Sin embargo, no solo vale el hecho de crear una atmósfera agradable también es nuestra labor “hacer grupo”, es decir, crear y fomentar un clima grupal.

Del mismo modo, deberemos fomentar la imagen social de cada alumno y promover la cooperación entre ellos y también la relación alumno-profesor. Así, poco a poco, ayudaremos a generar esa motivación en nuestras aulas.

Por tanto, y siguiendo los esquemas de expertos, podemos resumir 3 puntos importantes y a tener en cuenta en nuestra aula de L2:

  • Crear curiosidad, diversión y estímulo en las actividades que se presentan.
  • Generar una atmósfera agradable de clase.
  • Promover la cooperación y la unión entre los alumnos.

Nosotros como docentes o como futuros docentes de L2 debemos ser conscientes de que nuestra labor es única, de que un profesor puede hacer que ames u odies una asignatura y, en este caso, que ames u odies un idioma.

Porque elegir esta profesión es para aquellos que piensan que…

imagen-1

Cursos gratis para profesores de ELE

La editorial Edinumen en su sección ProfELE imparte cursos on line gratuitos.

Las próximas convocatorias tendrán lugar este mes de abril.EDINUMEN

  • 15 de abril de 2015: “Cómo motivar a alumnos de español de 6 a 10 años. Clan 7 Nivel 3 con ¡Hola, amigos!”
  •  20 de abril de 2015: Claves para la enseñanza del español a adolescentes. Espacio Joven”
  •  27 de abril de 2015: Preparar una clase para estudiantes de español con nuevo Prisma B1”
  •  29 de abril de 2015: El diseño de un curso de preparación al DELE escolar A1. El Cronómetro A1 Escolar”

La motivación, las estrategias, el aprendizaje eficaz y el rechazo de la monotonía podrían ser el lema de estos cursos propuestos por el campus de ProfELE, dentro de un entorno gratuito, abierto y colaborativo. Estos cursos se integran dentro del Programa de Desarrollo Profesional (PDP) que propone la editorial durante el año escolar. Cada mes se abre un nuevo módulo que se centra en un tema concreto.

 

 

Vídeo sobre el Programa de Desarrollo Profesional

 

Para poder beneficiarse de esta formación hay que tener una cuenta Edinumen, cosa que es muy fácil de hacer. Sin embargo, si ya se posee una cuenta, simplemente hay que identificarse y así se podrá optar a la inscripción del curso. Una vez finalizado el curso se entregará un certificado a todos los participantes.

Estos cursos están dirigidos a docentes de español (ELE) que estén interesados en adquirir más recursos y herramientas para sus clases. Además, estos cursos on line tienen una gran ventaja, puesto que pueden ser seguidos desde cualquier lugar y gracias a twitter, es posible tener toda la información sobre ellos.  #PDP14edinumen

La formación continua es indispensable para poder estar al día de las últimas tendencias metodológicas, así como poder tener un lugar de intercambio y reflexión sobre lo cotidiano del aula. Compartir con los demás es siempre mejorar y ayudar a innovar en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

La utopía de la E/LE

Retrato del almirante genovés Cristóbal Colón.

Tal y como le pasó a Cristóbal Colón cuando ¿descubrió? América, cuando se aprende una lengua no sabes qué se va a encontrar uno luego en el mundo real. Y, ¿por qué? Porque la enseñanza de lenguas se centra en una variedad lingüística que, por lo general, no existe como tal. Esto es lo que sucede con el español, puesto que goza de una gran diversidad de variedades, muchas de las cuales pasan desapercibido en su enseñanza.

Colón inició su viaje con la intención de descubrir nuevas rutas marítimas comerciales con las Indias; ¿cuál es la intención del profesor de E/LE? En un principio, su intención es enseñar español estándar, pero ¿cuál es el español estándar? Según la RAE, el español no tiene un único español estándar sino que se consideran variedades cultas las habladas en distintos lugares del mundo hispanohablante, lo cual comporta un problema. ¿Cuál de ellos seguir? ¿Hay que obviar el resto?

Por poner un ejemplo concreto, en el español del norte de España hay distinción fonética entre las grafías <s> y <z>. Sin embargo, dicha distinción es minoritaria en el conjunto de hispanohablantes, en que dicha distinción se neutraliza en forma de seseo (con mayor prestigio) y de ceceo (considerado vulgar). A pesar del carácter minoritario de la distinción, es la realización que mayoritariamente se enseña en España, lo cual no deja de ser curioso.

Utopía

Te bajaría la Luna…

Porque, claro está, hay que distinguir ortografía de fonética: una cosa es cómo se escribe, que sí que tiene unidad académica, y otra es cómo se dice lo que se escribe. Se puede decir que enseñar esta distinción es acorde con la realidad que se va a encontrar el hablante. Esto es parcialmente cierto: es cierto si el estudiante en cuestión vive en una zona en que dicha distinción es fonológica, pero, ¿qué pasa si decide marchase a una zona seseante de la Península, o incluso cruzar el charco? Se va a encontrar con que la distinción entre <s> y <z> que ha aprendido no se corresponde con la realidad de este nuevo lugar.

Se puede estar más o menos de acuerdo con que se enseñe la variedad relacionada con la zona en que se enseña, pero, entonces, ¿por qué en Catalunya (por hablar de una zona bilingüe) no se contempla el fenómeno de la interferencia lingüística en la enseñanza de E/LE? Quizá es que no cal…

Queda abierto el debate… (y si Cristóbal Colón quiere dar su opinión, también está invitado).