Snapchat como herramienta de aprendizaje en las clases de ELE

Todos conocemos las ventajas de las redes sociales a la hora de aprender nuevos idiomas, con lo cual, no sorprende que cada vez sean más las personas que recurren a Internet para perfeccionar su nivel en una lengua adquirida o empezar a estudiarla desde cero. Existen innumerables sistemas y métodos disponibles para emprender estas tareas, no obstante, en este post nos interesa un aspecto concreto; la interacción que se produce entre los usuarios en las redes sociales y cómo el resultado de este contacto se ha transformado en una gran herramienta para mejorar las competencias de los aprendices de un idioma.

Aquí nos dedicaremos a abordar las posibilidades que ofrece la aplicación Snapchat para aprender español siguiendo estos tres puntos:

  1. Definir qué es Snapchat y explicar cómo se utiliza.
  2. Señalar algunas de las ventajas que ofrece a la hora de aprender una lengua.
  3. Proponer tres actividades para complementar las clases de ELE.

Vamos, pues, a dar los detalles sobre qué es Snapchat y cómo se utiliza. Se trata de una red social desarrollada como aplicación para teléfono móvil que permite enviar vídeos breves y fotografías que desparecen tras ser visualizados. En el siguiente vídeo, podemos encontrar una explicación más detallada sobre esta aplicación:

Los pasos a seguir para enviar estos mensajes son simples y pueden resumirse en los siguientes cuatro puntos:

  • Buscar amigos: para esta acción solo es necesario ir al menú principal de la aplicación y seleccionar “añadir amigos”.
imagen-post

Menú de Snapchat. Foto de Sara Ponsà

  • Tomar fotografías o grabar vídeos: estos últimos tienen una duración máxima de 30 segundos, mientras que las fotografías dan la posibilidad de permanecer en el dispositivo del destinatario hasta 10 segundos.
  • Editar: este paso es opcional y consiste simplemente en complementar tus imágenes y vídeos con iconos, textos, dibujos, filtros o efectos en la imagen.
  • Enviar: se puede compartir el mensaje con un amigo o con un grupo de amigos, aunque también se puede enviar a tu Historia. Esta última es la que hace posible que el mensaje enviado sea visible para todos los amigos añadidos y se pueda acceder a él durante 24h.
foto-snap

Opciones de envío de Snapchat. Foto de Sara Ponsà

Ahora bien, ¿cómo puede ayudarnos a estudiar español esta aplicación? Como toda red social, Snapchat proporciona conectividad con otros usuarios, lo cual es esencial para compartir y recibir contenidos. Más allá de esta característica, las principales ventajas que ofrece esta aplicación a los estudiantes de español se pueden resumir aquí:

  • Inmersión lingüística: esto se puede conseguir con la creación de un perfil con amigos que publiquen en español, ya sean compañeros de las clases de ELE o usuarios que envían sus snaps en español. Con el simple gesto de añadir usuarios vinculados con el idioma que queremos aprender, podemos lograr que el español forme parte de nuestro día a día cada vez que revisamos nuestros mensajes o cuando queremos responderlos.
  • Contacto con el mundo hispanohablante: Al crear un canal a través del cual se interactúa en la red en lengua española, se puede participar de forma virtual en un ambiente que permite percibir el uso de la lengua de forma espontánea por parte de los nativos. Tan solo es necesario consultar una lista de cuentas en español para añadir como amigos a los usuarios que nos interesen y, con un solo click, es posible recibir mensajes de hablantes con el español como lengua materna.
  • Mayor asimilación de los conocimientos: una ventaja podría ser el nivel de atención que esta aplicación requiere por parte de los usuarios. Al contener mensajes efímeros, Snapchat obligaría a los estudiantes a poner especial atención e, incluso, a anotar el contenido de cada snap si se quiere conservar la información compartida; por lo tanto, el receptor ya está concienciado de que debe poner especial atención a los contenidos para poder asimilarlos.

En resumen, podemos decir que esta aplicación puede funcionar como una herramienta más para estudiantes de ELE. Solo queda plantearse la siguiente pregunta, ¿cómo adaptarla a un grupo de estudiantes en clase? Para responder a esta cuestión, aquí se plantearán tres posibles actividades. Estas funcionan como complemento para el estudio de los alumnos y, a pesar de que se sugiere poner el resultado de los ejercicios en común en el aula, el desarrollo de las actividades resulta más efectivo fuera de las clases. Dicho esto, y para finalizar este post, pasamos a compartir las actividades:

  1. Aportar cada día una palabra nueva para compartirla con las cuentas de los usuarios con los que se comparte clase. Estos términos quedarían anotados por los alumnos y  se pondrían en común en la clase para que quedasen registrados en un diccionario creado por estas aportaciones. Estas palabras pueden estar inspiradas en objetos del día a día, emociones que se han sentido trabajando los ejercicios de español o vocabulario que los estudiantes querían conocer por motivos personales. Este ejercicio puede estimular a los alumnos a desvincularse de los prototípicos actos de habla de los manuales de español y, gracias a ese distanciamiento, entender que una lengua extranjera puede adaptarse a nuestros intereses personales.
  2. Proponer un tema de actualidad para debatir, este puede ser sugerido tanto por el profesor como por los alumnos. Se puede enviar un snap explicando la cuestión a debatir o que muestre, por ejemplo, la imagen de un artículo que se puede comentar. El objetivo es que cada estudiante envíe su propia intervención dando una opinión sobre el tema propuesto mediante los vídeos de Snapchat. Esta actividad puede ayudar a practicar la oralidad, acercarse al mundo hispánico y familiarizarse con la escrituridad u oralidad formales.
  3. Enviar un snap que muestre un concepto o una situación que se haya visto durante las clases para que, a través del chat, los estudiantes debatan sobre cuál es el término utilizado en español para explicar o dar nombre al contenido del mensaje.

Estas son solo algunas ideas, lo importante es compartir y crear con aquellos que quieren aprender con nosotros. Y, para ello, ¿por qué no explorar las posibilidades que nos ofrecen aplicaciones como Snapchat?

Anuncios

Los 10 pasos que se deben hacer en Facebook para mejorar tu español

Facebook es una red social usada por cualquier persona , que va de los más jóvenes hasta nuestros abuelos. Gracias a una  aérea de expansión se puede reflexionar sobre cómo se puede utilizar Facebook en clase de sitio web entorno al ELE: Enseñanza de Lengua Extranjera, más precisamente con el español.

¿Por qué usar Facebook en clase de ELE? ¿Qué puede añadir a la clase?

  • Utilizar un nuevo medio educativo.
  • Atraer al estudiante mediante algo que ya conoce bastante bien y que sabe usar perfectamente.
  • Mezclar lo divertido con lo educativo.
  • Cambiar de método de trabajo.
  • Sorprender al alumno.

maxresdefault

Se propone dos maneras de usar Facebook en clase de español. La primera será la más usual con páginas que no se puede dejar de seguir, la segunda será como usar Facebook en clase de ELE.

5 pasos que no se puede dejar para mejorar tu español gracias a Facebook:

Ya como se supone se debe tener un perfil en Facebook. Eso permitir tener las últimas noticias en el hilo de actualidad que tienes.

  • Suscribirse a la página “El País”, u otro periódico que vas a leer: poner un like a una página periodista como la del país, de la vanguardia o de otro periódico permite tener las últimas noticias de España o del mundo. De tal manera te obliga a leer un español más formal con un registro que no se aprende en clase. Hay un montón de vocabulario desconocido que puede servir al alumno para sus cursos en español.
  • Añadir el humor al aprendizaje como por ejemplo la página de Germán  puede ver en su hilo de actualidad videos humorísticos en español. De esa forma se acostumbran con la fonética y la pronunciación española.
  • Aprender la gramática gracias a imágenes cómicas o chulas.

12107076_710562735711033_7342498201719995230_n

  • Añadir las charlas al aprendizaje (puede ser dibujos animados o refranes)

13012671_710771999026119_1609274701624282657_n

5 pasos que se debe hacer para usar Facebook en clase de español como lengua extranjera:

  • Crear un grupo: de esa forma se puede separar la vida profesional y personal. En este grupo el profesor sigue siendo el profesor
  • Repasar los apuntes que se hayan presentado en clase: el curso del día o el texto estudiado
  • El uso de etiqueta: permite organizar el grupo para encontrar fácilmente las fotos, los enlaces, las notas y los documentos para repasarlos en casa.
  • Facebook es gratuito y usado varias veces en un día por los alumnos. No tendrán la excusa de decir que no habían notado los deberes o que hayan perdido los textos o ejercicios porque todo estará en el grupo. Usan los comentarios para cualquier duda que pueden tener o también para compartir sus ideas.
  • Esa red social permite ir más alla del aula para que los alumnos puedan aprovechar del español fuera de clase. Así practican y aprovechan del español en un contexto atípico disfrutando.

LikeStickersSparkle

De otra forma eso puede reconfortar a los padres que pueden vigilar a sus hijos y ver lo que hacen en las clases de español. Los alumnos adquieren habilidades esenciales en el uso de la tecnología para el día siguiente de clase. Facebook entrega  cada vez más funciones profesionales para la educación, y los que trabajan con las redes sociales.

Las redes sociales llegan a las aulas

Hoy en día los medios de comunicación han hablado largo y tendido sobre las ventajas y los inconvenientes del uso de redes sociales en el aula, hasta el punto de aturdir un poco a los internautas más veteranos, quienes suelen ser padres. Las redes sociales son herramientas fáciles de alcanzar, por lo que los más jóvenes –edades comprendidas entre los once y los dieciséis años– se han visto inmersos en un mundo donde el conocimiento y la inseguridad son las dos caras de una misma moneda.

Con las alertas disparadas, hay padres y tutores legales que no simpatizan con este entorno virtual, dificultando el paso a las nuevas tecnologías y el avance autónomo de futuros adultos. Esta entrada no pretende ser un alegato contra aquellos que no están a favor de su uso, sino una encarecida invitación a conocer las ventajas de estas, especialmente en el ámbito de la enseñanza –y en concreto, en la enseñanza de lenguas, que es lo que nos ocupa–.

En la actualidad, Internet goza de una cantidad de usuarios abrumadora, la gran mayoría de los cuales son adolescentes y adultos –de edades comprendidas entre los catorce y los cincuenta–. La enseñanza ha querido aprovechar el entorno virtual para acercar el conocimiento de forma interactiva y original, captando la atención de los estudiantes menos motivados:

“Poco a poco, las redes sociales comienzan a aparecer en materiales, unidades didácticas y, en algunos casos, en el quehacer cotidiano del profesorado de ELE” (Cruz Moya, 2011: 205).

Sin embargo, deberemos tener en cuenta la normativa del centro antes de llevar a cabo el paso a las nuevas tecnologías:

[…] “Si estamos evaluando la posibilidad de emplear una metodología innovadora dentro de la enseñanza formal o no formal, no podemos olvidar que nuestras clases estarán inscritas en un currículum o un plan de estudios determinado” (Cruz Moya, 2011: 209).

Una vez nos hemos asegurado de que el centro en el que trabajamos acepta y promueve el uso de redes sociales en el aula, debemos preguntarnos qué queremos conseguir con su uso, es decir, por y para qué las vamos a utilizar. Una vez determinadas las razones que nos mueven a recurrir a Internet en la enseñanza debemos escoger qué redes sociales serán las elegidas. Para ello, el profesor deberá tener en cuenta el tipo de actividad que desea realizar y los parámetros necesarios para llevarla a cabo.

Así, si la actividad requiere una amplia redacción por parte del alumnado se recurrirá antes a Facebook que a Twitter, dado que este último presenta un máximo de 140 caracteres. Por otro lado, si lo que se busca es jugar con imágenes, será preferible utilizar una red social dedicada a ello, como Flickr o Instagram, donde se puede hacer un seguimiento de las mismas de forma sencilla.

El aprendizaje de lenguas con redes sociales es un método no sólo muy efectivo, sino que además parte de la enseñanza en positivo, basada en el aprendizaje autónomo del estudiante, que interacciona con el mundo real a partir de la lengua que está aprendiendo. Esto es fundamental, ya que desde el primer momento se fomenta la interacción abierta, que parte de la premisa de mantener conversaciones espontáneas (esto favorece la absorción de contenidos).

No sólo es un método eficaz para el alumno, sino que además permite al profesor aprovechar los recursos que están a su alcance para mejorar las competencias de sus estudiantes. En este sentido, tanto la enseñanza como el aprendizaje se presentan como un viaje interactivo que nace del interés, la curiosidad y la predisposición. Pero, ¿qué hay de la seguridad de nuestros alumnos?

Ciertamente, la seguridad no es un factor que debamos desestimar, ni como padres ni como profesores. Sin embargo, hay maneras de prevenir la sobreexposición en Internet, como por ejemplo privatizar las cuentas personales y/o asegurar un entorno virtual conocido, basado en personas de confianza –que, en su mayoría, forman parte de nuestro día a día–. Debe evitarse colgar información personal relevante, así como también pistas sobre nuestras rutinas y horarios. Si tenemos en cuenta todo ello, Internet será el aliado que siempre se ha esperado que fuera.

Como es de esperar, la precaución y la seguridad son las máximas de toda enseñanza, por lo que las herramientas sociales llevadas al aula serán supervisadas en todo momento por los profesores que las propongan. Además, los estudiantes deberán crear un usuario –uno nuevo, en caso de tener cuenta personal– para participar en las actividades propuestas en el aula. De esta manera se asegura la intimidad del alumnado y se fomenta un aprendizaje basado en actividades originales.

Teniendo todo esto en cuenta, creo que el uso de las redes sociales en clase fomenta el aprendizaje lúdico, necesario para amenizar las clases y motivar a los alumnos. Si se realiza de manera adecuada, respetando la intimidad del alumno y asegurando su seguridad en la red, el estudiante puede disfrutar de una experiencia educativa única, más acorde con los intereses actuales.

Para saber más:

CRUZ MOYA, Olga (2011): “Las redes sociales en la enseñanza de ELE: retos y propuestas”, en XXII Congreso Internacional de la ASELE. La Red y sus aplicaciones en la enseñanza-aprendizaje del español como lengua extranjera, Valladolid.

CRUZ PIÑOL, Mar (2014): “Veinte años de tecnologías y ELE. Reflexiones en torno a la enseñanza de español como lengua extranjera en la era de Internet”, en MarcoELE nº 19.

MARTÍN BOSQUE, Adelaida y MEJÍAS CARAVACA, María de los Ángeles (2014): “El aprendizaje autónomo del estudiante de ELE en las redes sociales”, en XXV Congreso Internacional de la ASELE. La enseñanza de ELE centrada en el alumno, Madrid.