La ineficacia laboral de los españoles: el tópico en clase de ELE

El tratamiento de los tópicos en clase da siempre mucho juego: existen sobre cualquier nacionalidad y acabar con ellos suele ser tarea harto difícil. Los profesores intentamos, con mayor o menor fortuna, desmontar los estereotipos que existen sobre los españoles y que, generalmente, están muy extendidos. Uno de los más clásicos es que los españoles son vagos. Horarios injustificadamente largos, pausas para la siesta y fiestas a mansalva.Para abordarlo en clase os propongo utilizar dos vídeos que recogen miradas de origen distinto (una sueca y otra alemana) pero similares conclusiones.

El primer vídeo apareció en el programa Así nos va de La Sexta. Simula ser parte de una serie de reportajes de la cadena alemana FTL sobre lo peor de la cultura española, pero en realidad todo es un montaje: ni cadena ni reportero son reales.

El segundo pretende ser de un programa de la televisión sueca, pero al parecer fue una campaña de una marca de bebidas energéticas. (Si os interesa, aquí tenéis la historia):

Algunas cuestiones socioculturales que podéis plantear a vuestros alumnos para generar un debate en clase (algunas de ellas las recoge el PCC del Instituto Cervantes) son:

  • Jornadas laborales distintas en España y en el país del estudiante.
  • ¿Su experiencia en España le hace rebatir o confirmar los juicios de los vídeos?
  • ¿Qué otros tópicos perduran sobre los españoles en el extranjero?
  • ¿Qué estereotipos existen sobre su país y cómo se siente reflejado en ellos?
  • Los funcionarios y la visión que de ellos tiene la sociedad.

Pero también os comento algunas cuestiones lingüísticas (pragmáticas, léxicas…) interesantes:

  • El uso de estrategias para dar excusas o justificarse (Es que he salido un momento…)
  • Expresiones para hablar de horarios y tiempo (De 9 a 1, Entro a las 9, Son las 10, Ser puntual, Llegar tarde, Me he dormido…)
  • Léxico del trabajo (Jornada laboral, Tengo mucho curro, Quiero un ascenso…)

Estas son solo algunas ideas, se le puede sacar bastante jugo. Yo lo he usado con alumnos de B1 y B2, pero probablemente puede usarse antes (A2) porque los subtítulos facilitan la tarea. El estudiante suele ver lo sesgada que es la perspectiva tanto de un vídeo como del otro, aunque reconoce que esos prejuicios existen y están vigentes, probablemente, en su propia visión de la cultura española. Enfrentarle a un esperpento sobre ello y, sobre todo, hacerle reflexionar sobre los tópicos que pretenden definirlo como alemán o inglés, etc., es un ejercicio interesante.

Anuncios

LA LUCHA CONTRA EL ESTEREOTIPO EN EL AULA DE ELE

Toro de Osborne, estereotipo español. Alber CC by NC

Toro de Osborne, estereotipo español.
Alber CC by NC

El tema de los estereotipos está tan próximo al del prejuicio, el fanatismo y la intransigencia, que incide de plano sobre problemas importantísimos para la convivencia humana. El papel que los estereotipos desempeñan como mecanismos de la distorsión cognitiva en el conflicto cultural y racial es capital, ya que diferentes clichés y frases hechas, convenientemente reforzados, constituyen los apoyos imperceptibles, pero efectivos, del control del pensamiento colectivo y de la conducta regulada por éste. Más allá de enseñar lengua española en las clases de ELE, debemos dar a conocer nuestra cultura más allá de los toros, la playa y el tinto de verano.

Así que ¿cómo conseguir que nuestros alumnos extranjeros dejen de pensar que en España nadie trabaja, que sólo dormimos la siesta y que comemos paella y chorizo todos los días? Para empezar a concienciar a nuestros alumnos extranjeros sobre la invalidez de estas generalizaciones, podríamos presentarles en clase afirmaciones como las siguientes, donde probablemente puedan verse involucrados culturalmente: “El cielo es el lugar donde la policía es británica, los cocineros son franceses, los mecánicos son alemanes, los amantes son italianos y todo está organizado por los suizos. El infierno es el lugar donde la policía es alemana, los cocineros son ingleses, los mecánicos franceses, los amantes son suizos y todo está organizado por los italianos”.

Puede que tras leer enunciados como estos, y una vez que la sonrisa inicial se haya borrado de sus caras, empiecen a tomar conciencia de lo equivocadas que son estas generalizaciones y se cuestionen no sólo los estereotipos de sus propias culturas de origen, sino también los de la nuestra. Como afirmó Korzybski “las enfermedades semánticas han causado probablemente más víctimas que el resto de los males que afligen al ser humano”, y atenuar este arraigado mal es también nuestro objetivo docente.