¡Me aburro en clase!

¿Seguimos escuchando una y otra vez esta frase en boca de nuestros alumnos? ¿Es esto lo que queremos generar en nuestras aulas de ELE?

Pues bien, hablemos del tema…

En las siguientes líneas se pretende dar unas breves pinceladas sobre el concepto, que cada vez se encuentra más latente en los debates entre profesionales de la educación y también en la educación de L2, este no es otro que el de la motivación.

La RAE presenta en su diccionario tres acepciones para definir motivación, sin embargo, en lo que al tema se refiere, la definiremos como un “conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona”.

En una sociedad donde se nos incita al éxito tanto profesional, académico y personal es fácil caer en la desmotivación. Pues de manera inconsciente hace que nos comparemos, nos marquemos unas metas que, en ocasiones, no son realistas y, a menudo, nos auto-exijamos demasiado.

Según los expertos algunas de las causas de la desmotivación en las aulas se deben a factores extrínsecos que afectan al alumno en su interior. Estos son algunos de ellos:

  • Las calificaciones bajas = fracaso
  • La comparación = competencia
  • No sentirse parte integrante del grupo = aislamiento del individuo

Todos estos sentimientos negativos generan en el alumno miedo y frustración que derivan en la desmotivación.

De hecho, uno de los grandes miedos del alumno en el aula de L2 es sentir que sus compañeros avanzan y él no o, que los demás obtienen buenos resultados y él no.

Un artículo de Carmen Díez Santos titulado “La motivación en clase de ELE” hace hincapié en que la influencia de los resultados tiene un gran impacto en el alumno pues su motivación o su interés hacía la lengua que se está aprendiendo puede que disminuya o aumente.

Entonces, muchos se preguntarán ¿cómo conseguir motivar al alumno para que sienta que avanza?

Para ello, la labor del profesor es indispensable.

Los objetivos como docentes en L2 es conseguir disminuir esta sensación de frustración y aumentar su motivación puesto que nuestro foco debe ser el propio alumno y su aprendizaje.

Debemos conseguir, tal y como apunta Carmen Díez, que el alumno se sienta atraído por los ejercicios que se proponen en clase y generarles ese impulso para querer llevarlos a cabo. De esta forma, conseguiremos que el alumno observe que, a través de estas actividades, él también “vale y así sienta que no “se queda atrás”.

Para ello, también es importante reforzar de forma positiva su labor en dichas actividades y sus intervenciones en el aula, es decir, hacerle saber que su trabajo es bueno. Una de las formas para fortalecerle podría ser a través de frases positivas. De este modo, el alumno adquirirá confianza en sí mismo y acabará perdiendo aquellos miedos que hacían de él un muro infranqueable.

bbf1d024ac1fbd85e154d1a7273b3caa

Para ello, es vital que el profesor cree un ambiente de motivación y de sensaciones positivas en clase. Sin embargo, no solo vale el hecho de crear una atmósfera agradable también es nuestra labor “hacer grupo”, es decir, crear y fomentar un clima grupal.

Del mismo modo, deberemos fomentar la imagen social de cada alumno y promover la cooperación entre ellos y también la relación alumno-profesor. Así, poco a poco, ayudaremos a generar esa motivación en nuestras aulas.

Por tanto, y siguiendo los esquemas de expertos, podemos resumir 3 puntos importantes y a tener en cuenta en nuestra aula de L2:

  • Crear curiosidad, diversión y estímulo en las actividades que se presentan.
  • Generar una atmósfera agradable de clase.
  • Promover la cooperación y la unión entre los alumnos.

Nosotros como docentes o como futuros docentes de L2 debemos ser conscientes de que nuestra labor es única, de que un profesor puede hacer que ames u odies una asignatura y, en este caso, que ames u odies un idioma.

Porque elegir esta profesión es para aquellos que piensan que…

imagen-1

Anuncios

Tumblr, otra herramienta para el aprendizaje ELE

Son varias las plataformas que se pueden utilizar como herramienta de aprendizaje o de búsqueda de información y material para una clase de ELE. Las redes sociales y los blogs o microblogs se han convertido en un instrumento indispensable en la comunidad ELE gracias a su sencillo uso y la facilidad para compartir diverso contenido. A continuación, se hablará de una plataforma poco usada en ELE pero que es muy recomendable: Tumblr.

Empecemos por lo básico: ¿Qué es Tumblr?

Tumblr es una plataforma de “microblogging” que permite publicar y compartir contenido de una manera rápida y sencilla. Registrarse es igual de rápido y sencillo (con un correo electrónico es suficiente) y su uso es muy parecido al de otras plataformas como WordPress. Tu cuenta personal es altamente personalizable y gracias a la gran variedad de plantillas de las que dispone, puedes adaptarla a tus gustos e intereses haciendo que cada página sea personal y original, precisamente por esto, Tumblr resulta muy atractivo visualmente.

Características:

  • Rebloguear información. Del  mismo modo que Twitter, Tumblr permite compartir el contenido de otros usuarios en tu página personal, y, además, puedes añadirle un pequeño comentario al contenido que reblogueas. De esta manera, se le añade valor a la información compartida. Cada post de Tumblr no solo te permite rebloguearlo, también puedes responderlo, enviarlo a un usuario en concreto y marcarlo con “Me gusta”.
  • Los tags o etiquetas. Se puede etiquetar el contenido y seguir etiquetas. Esto hace que sea muy fácil y rápido encontrar el contenido que se crea más adecuado e interesante para cada persona. Estos tags funcionan de un modo similar a los hashtags de Twitter.
  • Gran variedad de contenido. Se puede compartir imágenes, texto, audio, vídeos, gifs, citas, enlaces… todo de manera muy sencilla. Tumblr te permite buscar, compartir  y crear distinto material e información que puede ser útil de muchas formas en la clase de ELE. El hecho de poder utilizar todo este contenido hace que los posts puedan ser mucho más variados y enriquecer así la información. 
  • Seguir a usuarios con tus mismos intereses. Una vez encuentres a los usuarios más afines a tus intereses, puedes seguirlos y el contenido que compartan te aparecerán en la dashboard. Además, puedes mantener contacto con estos usuarios ya sea de manera privada o pública, por lo que Tumblr también se puede considerar una red social. 
  • Integrado en otras plataformas. El contenido que se comparte en Tumblr puede, a su vez, ser compartido en otras plataformas y redes para que las actualizaciones puedan llegar a todas tus redes.
  • Aplicación móvil. Tumblr cuenta con una app para el dispositivo móvil que permite consultar y compartir contenido en cualquier lugar.

Así pues podemos decir que Tumblr mezcla las características de una red social como Twitter y las de plataformas de blog como WordPress para dar lo mejor de cada una, creando una plataforma donde se puede compartir contenido muy variado y, al mismo tiempo, se puede interactuar con los demás usuarios. Aquí algunos consejos sobre cómo utilizar Tumblr en el aula. 

A pesar del gran potencial que tiene, no son muchas las personas que se han animado a utilizarlo para ELE, pero viendo las ventajas de las que dispone ¡no dudes en integrar Tumblr en las clases de ELE!

Anna Cruz Martín

Las redes sociales llegan a las aulas

Hoy en día los medios de comunicación han hablado largo y tendido sobre las ventajas y los inconvenientes del uso de redes sociales en el aula, hasta el punto de aturdir un poco a los internautas más veteranos, quienes suelen ser padres. Las redes sociales son herramientas fáciles de alcanzar, por lo que los más jóvenes –edades comprendidas entre los once y los dieciséis años– se han visto inmersos en un mundo donde el conocimiento y la inseguridad son las dos caras de una misma moneda.

Con las alertas disparadas, hay padres y tutores legales que no simpatizan con este entorno virtual, dificultando el paso a las nuevas tecnologías y el avance autónomo de futuros adultos. Esta entrada no pretende ser un alegato contra aquellos que no están a favor de su uso, sino una encarecida invitación a conocer las ventajas de estas, especialmente en el ámbito de la enseñanza –y en concreto, en la enseñanza de lenguas, que es lo que nos ocupa–.

En la actualidad, Internet goza de una cantidad de usuarios abrumadora, la gran mayoría de los cuales son adolescentes y adultos –de edades comprendidas entre los catorce y los cincuenta–. La enseñanza ha querido aprovechar el entorno virtual para acercar el conocimiento de forma interactiva y original, captando la atención de los estudiantes menos motivados:

“Poco a poco, las redes sociales comienzan a aparecer en materiales, unidades didácticas y, en algunos casos, en el quehacer cotidiano del profesorado de ELE” (Cruz Moya, 2011: 205).

Sin embargo, deberemos tener en cuenta la normativa del centro antes de llevar a cabo el paso a las nuevas tecnologías:

[…] “Si estamos evaluando la posibilidad de emplear una metodología innovadora dentro de la enseñanza formal o no formal, no podemos olvidar que nuestras clases estarán inscritas en un currículum o un plan de estudios determinado” (Cruz Moya, 2011: 209).

Una vez nos hemos asegurado de que el centro en el que trabajamos acepta y promueve el uso de redes sociales en el aula, debemos preguntarnos qué queremos conseguir con su uso, es decir, por y para qué las vamos a utilizar. Una vez determinadas las razones que nos mueven a recurrir a Internet en la enseñanza debemos escoger qué redes sociales serán las elegidas. Para ello, el profesor deberá tener en cuenta el tipo de actividad que desea realizar y los parámetros necesarios para llevarla a cabo.

Así, si la actividad requiere una amplia redacción por parte del alumnado se recurrirá antes a Facebook que a Twitter, dado que este último presenta un máximo de 140 caracteres. Por otro lado, si lo que se busca es jugar con imágenes, será preferible utilizar una red social dedicada a ello, como Flickr o Instagram, donde se puede hacer un seguimiento de las mismas de forma sencilla.

El aprendizaje de lenguas con redes sociales es un método no sólo muy efectivo, sino que además parte de la enseñanza en positivo, basada en el aprendizaje autónomo del estudiante, que interacciona con el mundo real a partir de la lengua que está aprendiendo. Esto es fundamental, ya que desde el primer momento se fomenta la interacción abierta, que parte de la premisa de mantener conversaciones espontáneas (esto favorece la absorción de contenidos).

No sólo es un método eficaz para el alumno, sino que además permite al profesor aprovechar los recursos que están a su alcance para mejorar las competencias de sus estudiantes. En este sentido, tanto la enseñanza como el aprendizaje se presentan como un viaje interactivo que nace del interés, la curiosidad y la predisposición. Pero, ¿qué hay de la seguridad de nuestros alumnos?

Ciertamente, la seguridad no es un factor que debamos desestimar, ni como padres ni como profesores. Sin embargo, hay maneras de prevenir la sobreexposición en Internet, como por ejemplo privatizar las cuentas personales y/o asegurar un entorno virtual conocido, basado en personas de confianza –que, en su mayoría, forman parte de nuestro día a día–. Debe evitarse colgar información personal relevante, así como también pistas sobre nuestras rutinas y horarios. Si tenemos en cuenta todo ello, Internet será el aliado que siempre se ha esperado que fuera.

Como es de esperar, la precaución y la seguridad son las máximas de toda enseñanza, por lo que las herramientas sociales llevadas al aula serán supervisadas en todo momento por los profesores que las propongan. Además, los estudiantes deberán crear un usuario –uno nuevo, en caso de tener cuenta personal– para participar en las actividades propuestas en el aula. De esta manera se asegura la intimidad del alumnado y se fomenta un aprendizaje basado en actividades originales.

Teniendo todo esto en cuenta, creo que el uso de las redes sociales en clase fomenta el aprendizaje lúdico, necesario para amenizar las clases y motivar a los alumnos. Si se realiza de manera adecuada, respetando la intimidad del alumno y asegurando su seguridad en la red, el estudiante puede disfrutar de una experiencia educativa única, más acorde con los intereses actuales.

Para saber más:

CRUZ MOYA, Olga (2011): “Las redes sociales en la enseñanza de ELE: retos y propuestas”, en XXII Congreso Internacional de la ASELE. La Red y sus aplicaciones en la enseñanza-aprendizaje del español como lengua extranjera, Valladolid.

CRUZ PIÑOL, Mar (2014): “Veinte años de tecnologías y ELE. Reflexiones en torno a la enseñanza de español como lengua extranjera en la era de Internet”, en MarcoELE nº 19.

MARTÍN BOSQUE, Adelaida y MEJÍAS CARAVACA, María de los Ángeles (2014): “El aprendizaje autónomo del estudiante de ELE en las redes sociales”, en XXV Congreso Internacional de la ASELE. La enseñanza de ELE centrada en el alumno, Madrid.