El JUDEOESPAÑOL para clase de ELE

 

  1. DEFINICIÓN

El judeoespañol o el ladino es una lengua que ha sobrevivido más de 500 años, atravesando culturas, geografía y los cambios de la historia. El judeoespañol es una variedad propia de los sefardíes, estos últimos son los judíos españoles de la Península Ibérica que salieron de Esp  aña antes la expulsión de 1492. Desde esta fecha mítica, el Norte de África, la zona de Asia Occidental y una parte de del Este de Europa siempre contaron con una población judeo-española. Esta modalidad hablada por los judíos, era una mezcla y resultado de los influjos entre el castellano antiguo, el hebreo, el árabe y varios otros idiomas. A esa modalidad se le dio diferentes nombres conocidos como judeoespañol, sefardí, djudezmo, spaniolit y muchas más según la región donde lo habla.

-El Ladino ¿Donde se habla ? y su relación con los judios sefardies-

  1. DIALECTOS

Los dialectos del judeoespañol varían según la región que los sefardíes escaparon después de la expulsión. Entonces, claro, los judíos fueron a diferentes territorios y eso hizo que cambió sus formas de expresión. Esta lengua varía mucho a causa de las influencias de los diferentes países y muy pronto se forjaron dos grandes modalidades de dialectos del sefardí.

2.1  Judeoespañol del Oriente

Se refiere al uso del judeoespañol en el este de Bulgaria, Turquía (Costantinopla, Adrianópolis, Esmirna) y la isla de Rodas y refleja el castellano. También en Grecia (Salónica, Lárisa), el oeste de Bulgaria (Sofía, Ruse), Bosnia (Sarajevo), Macedonia (Skopje), Serbia (Bitolia) y Rumania (Bucarest) y tiene características del español del Norte de España y Portugal. En cuanto a Israel, el judeoespañol fue llevado desde Argentina y otros lugares, tras la constitución del nuevo Estado.

2.2  Judeoespañol de Marruecos o la Haquetía:

El dialecto del judeoespañol que se habla en Marruecos y las ciudades de Ceuta y Melilla (Judeo-Spanish, 2001). Ese judeoespañol ya no ofrece la mayoría de los rasgos de la jaquetía tradicional, que puede darse por desaparecida. Este dialecto ofrecía rasgos como el seseo, el yeísmo, el mantenimiento de la “S” sonora, la derivación española de voces árabes ( khantear ‘fastidiarse’, cherbiles ‘babuchas’, fdiha ‘escandalo’) o hebreas (laisnear ‘chismorrear’, anav ‘modesto’, hamayot ‘fingimiento, remilgo’). Se puede encontrar esta modalidad en algunas escrituras de Goytisolo.

  1. EL PASO HISTÓRICO DEL JUDEOESPAÑOL                           

Migracion Sefardi

   Mapa-1- Mapa de las migraciones de los sefardíes

Gracias a una invitación expresa del sultán otomano Bayaceto II y tras la expulsión de los judíos de España en 1492, estos sefardíes consiguieron llegar hasta Asia occidental sobre todo en el Imperio Otomano. El paso del tiempo afectó mucho al judeoespañol, tras la desmembración del Imperio Otomano en el Siglo XIX, que llevó a que las comunidades sefardíes se acaban integradas en su seno.

Con esa ruptura del Imperio Otomano, que había acogido a los judeoespañoles, los había respetado su lengua, su religión y sus costumbres, los sefardíes se vieron ante la decisión de; o bien integrarse al sistema educativo-social de los nuevos estados surgidos del Imperio Otomano o dejar el territorio. Entonces muchos de ellos abandonaron Europa y se fueron al continente americano sobre todo a Estados Unidos. Entonces se establecieron comunidades por todo el país, la más numerosa en la ciudad de Nueva York, pero también en ciudades como Miami, Atlanta, Los Ángeles, Seattle, etc. Muchos otros eligieron establecerse en Argentina y allí se asignaron al español característico de esa zona.

Los españoles que no se fueron, se movieron a los países de Oriente Próximo, y fueron adaptándose a las lenguas perspectivas de cada nuevo país y forjando así con la tradición cultural y lingüística anterior. La ruptura del Imperio Otomano, es el factor fundamental en ese proceso de decadencia del judeoespañol. Durante la Segunda Guerra Mundial, los sefardíes sufrían más por los Nazis y los Nazis destruyeron a la mayoría de las comunidades sefarditas en Europa, tras la tragedia de quemar al 90% de los judíos, no solo judíos sino sefardíes también, por haber quemado todos de sus recursos culturales, ni siquiera los cementerios.

Hoy en día, hay pocos hablantes del judeoespañol, el número no supera los 200.000 hablantes dividido entre el continente americano e Israel donde se enseña el sefardí seguido al movimiento de los sefardíes a esa zona… Sin olvidar que los sefardíes que eligieron a Argentina como destino para quedarse a vivir allí, son los más que todavía mantienen y conservan la vieja variedad del ladino hasta hoy en día. En cambio, en Turquía se mantiene que los conocedores del judeoespañol son menos de diez mil con proceso de conocimiento paulatino a lo largo del tiempo.

  1. RASGOS LINGÜÍSTICOS

Por mantener sus propias lecturas, su propia lengua y su propia variedad lingüística, encontramos muchos periódicos, romances, refranes y dichos que siguen usando esa modalidad para seguir conservándola sobre todo en Israel. Entonces si nos fijamos en los rasgos estrictamente lingüísticos del judeoespañol, podamos notar que presenta dos caras muy marcadas; rasgos arcaizantes y rasgos innovadores.

4.1  Rasgos arcaizantes:

Debido a su históricoaislamientode otros ámbitos hispánicos, el judeoespañol conoció una variedad arcaizante en muchos aspectos. En esta variedad se conserva la oposición del judeoespañol entre la /S/ sorda y la /Z/ sonora. También la conservación de la africada         /djz/ como elemento medieval, (onzi ‘once’, dodzi ‘doce’), el fonema labiodental sonor /V/ (La.’var), que ya no existe en el español general. Rasgos de origen leonés (Lombo ‘lomo’, palomba ‘paloma’), también la conservación de la /f/ latina (fumo ‘humo’, forka ‘horca’), que se todavía se conservan en lenguas romanas como en el francés y el italiano, pero no en el español. Esta variedad arcaizante se aprecia en algunos usos gramaticales (truje ‘traje’, kiriba ‘quería’), y otros usos léxicos (mercar ‘comprar, yantar ‘comer’).

4.2  Rasgos innovadores:

En cuanto a las innovaciones, se puede destacar el intercambio de timbre entre las vocales /e/-/i/ y /o/-/u/. Tendencia de las vibrantes de /r/ (ariba ‘arriba’), la despalatalización de /ñ/ (aniu ‘año’), también la existencia del leísmo generalizado, aunque no es un rasgo innovador del judeoespañol sino del español. También el uso del pretérito perfecto de indicativo con terminación /isso/ y la conservación de terminaciones arcaicas en /-ades/-edes/.

– Canción tradicional Sefardí – ” Morena ” –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s