Hace mucho frío VS ¡Hace un frío que pela, tío!

Como todos sabemos, tenemos al menos dos opciones a la hora de expresarnos. La primera consiste en ser muy educados, utilizar palabras finas y elevadas y asegurarnos de que el receptor del mensaje tenga una valoración positiva de nosotros. Concretizando, a la hora de comprar un kilo de manzanas nos expresaríamos de la siguiente manera: “Buenos días, quisiera un kilo de manzanas, por favor”. La segunda opción que tenemos a disposición consiste básicamente en dejarnos de tontería y en relajar la presión… A la hora de comprar manzanas, nuestro discurso se parecería más a: “Buenas, ponme un kilo de manzanas, porfa.”.

FERNÁNDEZ COLOMER, Mª J. y ALBELDA MARCO, M., La enseñanza de la conversación coloquial, Madrid, Ed. Arcos/Libros, 2008, p. 95

“La enseñanza de la conversación coloquial” de María José Fernández Colomer y Marta Albelda Marco

Aunque la primera opción sea la que aparezca en los manuales de E/LE, es muy probable que la realidad lingüística se parezca más a la segunda opción. Y es que “la conversación coloquial es el modo de comunicación más básico y prototípico (…)” como lo mencionan María José Fernández Colomer  y Marta Albelda Marco en su libro La enseñanza de la conversación coloquial  publicado por la editorial Arco/Libros en 2008.

Estas dos investigadoras que pertenecen a Val.Es.Co  -un grupo de investigación de la Universidad de Valencia dirigido por Antonio Briz  y que tiene como objeto el español coloquial-  pretenden facilitar la tarea de los profesores de E/LE con respecto del español producido en situaciones  informales. Más concretamente, este cuaderno tiene como objetivos establecer una definición sencilla y exhaustiva del  español coloquial y, sobre todo, responder a las preguntas del ¿por qué? y del ¿cómo? enseñar español coloquial en clase de E/LE.

Español coloquial: una definición

Según mencionan las autoras, el español coloquial es la realización de la lengua de tono informal que varía según la situación de comunicación y las circunstancias de la enunciación.  El español coloquial denota cercanía y se opone a la distancia que impone el español formal. En este sentido, las autoras insisten en que no hay que entender el español coloquial como un español “malo”, “vulgar” o “bajo”. Simplemente se trata de un estado de lengua cercano que se emplea en situaciones informales, o sea, la mayoría del tiempo.

¿Por qué enseñarlo?

Las autoras afirman que son varias las ventajas de la enseñanza del español coloquial. En primer lugar, el español coloquial presenta estructuras sintácticas, significados léxicos y funciones gramaticales distintos de los que presenta el español formal. En segundo lugar, el estudio del español coloquial permite dar un enfoque comunicativo a la enseñanza y valorar las situaciones y contextos reales de comunicación, lo cual facilita la adecuación de los estudiantes a las situaciones comunicativas reales. Por último, la lengua coloquial da muestras de los rasgos culturales de un país.

¿Cómo enseñarlo?

El español coloquial se puede abordar mediante distintas modalidades discursivas: entrevistas, sms, audios, transcripciones de conversaciones, películas, etc. Las autoras proponen varios ejercicios. Veamos unos ejemplos:

  • I. Señalar el significado de las expresiones siguientes:

             –dicen que fue una cena increíble

            a. no me creo que cenaron lo que ellos dicen

            b. cenaron mal

            c. cenaron muy bien

  • II. Identifica las locuciones idiomáticas sinónimas:

        1. tiene un frío que pela                              a. no pasa nada

        2. da igual                                                    b. está muerto de frío

        3. …

¿Qué enseñar?

A continuación, presentamos algunos rasgos lingüísticos propios del español coloquial que las autoras mencionan en su obra:

  • elisión de fonemas o sílabas: pasao por pasado, toa por toda, jo por jolín etc.
  • formas verbales imperativas que no denotan órdenes: venga, oye, mira, etc.
  • afijos: superdivertido, archiconocido, chiquitín, temazo, problemilla, etc.
  • expresiones idiomáticas y locuciones: hacer un frío que pela, estar a tope, hacer gracia, no tener ni idea, valer la pena, estar de rechupete, a plena luz del día, tener una empanada mental, etc.

¿Os suenan estas expresiones y estos fenómenos lingüísticos? ¡Seguro que sí! Pues, las empleamos a todas horas y en muchas de nuestras conversaciones cotidianas…

Viñeta humorística de Forges, Humor y conversación coloquial

“M’HAN GUIDAO EL ALMUERZO”

En definitiva, la obra de María José Fernández Colomer y Marta Albelda Marco aborda una temática muy interesante y problemática en la enseñanza del E/LE. En poco menos de cien páginas las autoras exponen de manera sencilla la importancia de la presencia del español coloquial en el aula y nos dan pistas didácticas concretas para su enseñanza. Una lectura muy recomendable, útil y a precio reducido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s